“Sírvete del don sublime de la palabra, signo exterior de tu dominio sobre la naturaleza, para salir al paso de las necesidades del prójimo y para encender en todos los corazones el fuego sagrado de la virtud” (Regla al uso de las Logias Rectificadas, Artículo VI-I)

Seleccione su idioma

Páginas

NOTA ACLARATIVA

El perfil de Facebook MASONERIA CRISTIANA, nada tiene que ver con este blog, ni con el grupo de Facebook Masonería Cristiana, que si que tiene relación.

martes, 27 de septiembre de 2011

El Gran Priorato de la Galias y su Ángel Caído en España

Mientras estoy en este impás, pensando como debe ser el nuevo blog de Masonería Cristiana, me llega al email un archivo pdf, firmado por un tal Hugo, al que no puedo dejar pasar sin hacer mención expresa.

Este documento que circula por los emails de distintos hermanos masones, me parece de un gusto pésimo. No está bien en absoluto hacer leña del árbol caído, y en este sentido y con una hábil redacción, pone a parir al Gran Maestro del GPDH, el Serenísimo y Muy Reverendo Hermano Ramón Martí.

De él comenta que se ha erigido en "Juez de los buenos cristianos y los que no piensan como él", también dice otras cosas como que "el hijo se ha vuelto contra el Padre" refiriéndose a que Ramón está haciendo justo lo que los Hermanos del GPDG le habían ordenado que no hiciera.

Realmente el escrito es un poco "fuerte" y además de hacer similitud entre el Ángel Caído "Lucifer" y el hermano Ferran Iniesta, termina con el siguiente párrafo:

'Su agonía, tras más de veinticinco años de expectativas frustradas, se produce en medio de la desolación, el enfrentamiento continuo y un último intento desesperado de imposición tiránica de su propia locura. Hoy en día es la vergüenza del Rectificado y el ejemplo perfecto de lo que jamás un Gran Maestro debe hacer. Lo único que se puede esperar ante esta situación es dejar que este “suicidio anunciado” llegue a término lo antes posible para el bien de todos y de la Orden Rectificada en general.'


Jamás podré yo apoyar este tipo de escritos que en nombre de la verdad y las virtudes cristianas, descalifica a unos hermanos, que aún estando en el error, deben ser perdonados y como máximo compadecidos por sus errores y su orgullo desmesurado.


Sirva esta entrada al blog para expresar mi más profunda repulsa a este tipo de iniciativas.




1 comentario:

  1. Absolutamente de acuerdo contigo Genís. No sé quién será ese Hugo del que habla, pero sí sé que debe conocer poco o nada del Rectificado, y que debe ignorar más nuestra Regla Rectificada que conocerla.
    Como aquí entra gente que me conoce, no tengo inconveniente que fuí uno de los que, voluntariamente, decidí causar baja en el Gran Priorato de Hispania, por lo que algún malintencionado podría calificarme de "partidista".
    Por lo tanto, citaré simplemente parte de dos artículos de la Regla: "Ama a tu prójimo como a tí mismo, y no le hagas jamás aquello que no quieres que te hagan", y un segundo punto: " No te avergüences nunca en público de un hombre oscuro pero honesto, que a nuestro amparo, tú abrazaste como Hermano unos instantes antes".

    ResponderEliminar