“Sírvete del don sublime de la palabra, signo exterior de tu dominio sobre la naturaleza, para salir al paso de las necesidades del prójimo y para encender en todos los corazones el fuego sagrado de la virtud” (Regla al uso de las Logias Rectificadas, Artículo VI-I)

Seleccione su idioma

Páginas

NOTA ACLARATIVA

El perfil de Facebook MASONERIA CRISTIANA, nada tiene que ver con este blog, ni con el grupo de Facebook Masonería Cristiana, que si que tiene relación.

jueves, 29 de marzo de 2012

¿Cómo se gobierna el Régimen Escocés Rectificado?

Extracto del Código General de los Reglamentos de la Orden de los Caballeros Bienhechores de la Ciudad Santa decretado en el Convento Nacional de las Galias tenido en Noviembre de 465/1778.

Título 4: Gobierno General de la Orden 
Artículo I: Naturaleza del Gobierno 
"EL gobierno de la Orden es aristocrático, los Jefes son Presidentes de los Capítulos respectivos. El gran Maestro general no puede emprender nada sin la opinión de los Provinciales, el Maestro Provincial sin la de los Priores & la de los Prefectos, los Prefectos sin la de los Comendadores, & éstos sin haber conferenciado con los Caballeros de su distrito. Todos los Presidentes de asambleas, Maestros provinciales, grandes Priores & Prefectos tienen siempre derecho, después de la exposición del asunto por parte del Canciller, a la primera voz consultiva & a la última deliberativa. 
En todas las asambleas cualesquiera de la Orden prevalecerá siempre la pluralidad de sufragio, & las decisiones así tomadas deben ser puestas en práctica de inmediato, al margen de cualquier recurso o apelación. Esta ley de pluralidad es sagrada & fundamental en la Orden, al igual que en toda sociedad bien ordenada; ésta ley es la defensa de la libertad y salvaguarda contra el despotismo. Un Jefe o Presidente de una asamblea, que quiera abusar de sus poderes, hasta el punto des trastocar esta ley fundamental, será considerado perjuro a sus obligaciones; & incurre en los castigos más graves por parte de sus Superiores". 
Artículo III: Gran Maestro General 
"No puede innovar nada en la constitución de la Orden por su sola autoridad, ni ejercer ningún poder arbitrario, ni exigir de ninguno de los Caballeros nada que sea contrario a los reglamentos y estatutos; todos los Caballeros le deben respeto y obediencia bajo estas reservas"
Queda claro que la Orden es Gobernada por los Caballeros, de ahí su Régimen Aristocrático. Por lo tanto, la Autoridad siempre emana del Gran Capítulo General de la Orden, salvaguarda del despotismo y del poder arbitrario. Aquello que aprueba el Gran Capítulo para el buen gobierno de la Orden es ejecutado de inmeadiato por quien lo representa, que es el Gran Prior/Gran Maestro.


Aquella persona que ostentando un determinado cargo abusa de su poder en contra de lo establecido por los Códigos de la Orden y en contra de la voluntad de los Caballeros que le han elegido para representarlos, se convierte en un perjuro. Pero si además justifica su abuso en el nombre de Dios, entonces es que ha perdido el juicio.


Cuando es instalado en la Orden Interior un Comendador o un Prefecto, el último Caballero Armado le devuelve su espada diciendo: 
"Nos, que somos como vos, y todos juntos más que vos, os aceptamos como Comendador/Prefecto. Si no cumplís con los compromisos que habéis prometido dar ejemplo os lo demandaremos". 
Una hermosa frase que sintetiza el verdadero espíritu caballeresco de la Orden de los Caballeros Bienhechores de la Ciudad Santa.

Non nobis Domine, non nobis, sed Nomine Tuo da Gloriam.



No hay comentarios:

Publicar un comentario