“Sírvete del don sublime de la palabra, signo exterior de tu dominio sobre la naturaleza, para salir al paso de las necesidades del prójimo y para encender en todos los corazones el fuego sagrado de la virtud” (Regla al uso de las Logias Rectificadas, Artículo VI-I)

Seleccione su idioma

Páginas

NOTA ACLARATIVA

El perfil de Facebook MASONERIA CRISTIANA, nada tiene que ver con este blog, ni con el grupo de Facebook Masonería Cristiana, que si que tiene relación.

martes, 17 de julio de 2012

El ensamblaje de las dos Naturalezas. Jean-Baptiste Willermoz


"Pues la carne tiene apetencias
contrarias al espíritu,
y el espíritu contrarias a la carne,
como que son entre sí antagónicos..."
Gal 5:17
Este ensamblaje inconcebible de dos naturalezas tan opuestas [animal y espiritual] es sin embargo hoy el triste atributo del hombre. Por una, hace brillar la grandeza y nobleza de su origen y, por la otra, queda reducido a la condición de los más viles animales, y es esclavo de las sensaciones y de las necesidades físicas. […] la naturaleza de los ensamblajes de la materia se opone a la unidad de la Naturaleza espiritual”.

“Hallamos en la materia misma una imagen de esta unión inconcebible por la unión que existe en ella de dos principios opuestos llamados agua y fuego; un mediador o tercer principio, llamado tierra, opera esta unión; ella los une y los amalgama en un solo individuo. Esta es la misma unión de las dos naturalezas del hombre; ella solo puede darse por un poder mediador que, inferior al espíritu y superior a la materia, les une sin serles contrario y mantiene por su presencia esta unión contra natura hasta que su acción cese, rompiendo con su retirada estos lazos momentáneos”.
(LF)

[Este mediador es, evidentemente, el alma pasiva sensible, dicha animal, que existe en el hombre como en los animales terrestres - Tratado de la Reintegración, M.P.]

Compuesto de cuerpo y de espíritu unidos por el alma, el hombre es un ser “espiritual, animal y material” (LF, p. 1033). En verdad, esta combinación ternaria, sin ser impensable como la unión inmediata del espíritu y la materia, queda para Willermoz “casi inconcebible”, por lo que escribe en la Instrucción moral del grado de Aprendiz del Régimen Escocés Rectificado: “Los tres golpes sobre vuestro corazón [1] os indican la unión, casi inconcebible, que hay en vos del espíritu, del alma y del cuerpo, que es el gran misterio del hombre y del Masón”.

Esta combinación solo pide deshacerse, y esto es lo que ocurre cuando se retira el término mediador que la mantiene artificialmente unida. Entonces llega para el cuerpo material la hora de la disolución.


[1] El corazón es el “centro” de la sangre asiento del alma pasiva (LF, p. 1035).

No hay comentarios:

Publicar un comentario